PARROQUIA ECLESIÁSTICA "SAGRADA FAMILIA"

PARROQUIA ECLESIÁSTICA "SAGRADA FAMILIA"
Valera Estado Trujillo. Venezuela

Paseo en imagenes por nuestra Parroquia

Loading...

Semana Santa 2014

Semana Santa 2014
Afiche

Solemnidad de la Divina Misericordia

Solemnidad de la Divina Misericordia
27 de Abril de 2014

Oración al Nazareno

Algunos en tu tiempo te llamaron: "Nazareno"
sin con ello imaginar que con ese apodo,
sería reconocida tu entrega a Dios y a los hombres,
el Siervo Sufriente del Señor; Nazareno del perdón.

Nazareno en tu tiempo sólo significaba el lugar
desde el que venías, tu pueblo, tu región, tu casa.
Sin embargo, ya algunos sentían en su corazón
que aquel Jesús de Nazareth llevaba en sí,
la humildad del corazón bondadoso de Dios.

Nazareno entonces comenzó a significar:
el humilde del Señor. Aquel Dios temido
por ser un Dios de los Ejércitos; ya no más.
El Dios del terror, tomando la forma del Siervo,
se hizo pobre con los pobres; Dios del Amor.

Nazareno de los perseguidos;
Nazareno de los humillados;
Nazarenos de los marginados;
Nazareno de los pobres;
Nazareno de los enfermos;
Nazareno de los que sufren;
Nazareno de los que lloran;
Nazareno de los limpios de corazón
Nazareno de los que buscan el Reino de Dios;
Nazareno de los que luchan por la paz.

Nazareth ya no es un lugar en la tierra.
Nazareno eres tú el hogar en la tierra de los bienaventurados.

Nazareno te clama aquel que en
su debilidad
anhela la fortaleza que viene de lo alto,
y que, al contemplarte a tí,
 con la pesada cruz sobre tus hombros, comunicas.
Pues, a pesar del peso que esta representa y,
las heridas que ella infringe en tu espalda,
las llevas con dignidad, coraje, valor y orgullo
hasta el final.

Nazareno te llamanos hoy,
quienes delante de ti
damos gracias al Padre Dios,
por tu entrega generosa y tu muerte liberadora.

Con tu cruz a cuestas nos inspiras confianza,
pues en ti sentimos en lo más hondo de nuestra alma,
que no existe, en el amor, dolor sin redención;
humillación sin glorificación;
esclavitud sin liberación.

Nazareno, eres tú el Redentor, el Liberador,
y el glorificador de nuestras vidas.
Gracias por lo que has hecho por nosotros.

Nazareno hoy cuando mis ojos contemplan tu entrega,
representada en esta imagen de tu camino al calvario,
permitirme acompañarte hasta el final con mi dolor,
dame el Amor que necesito, para que este dolor,
sea redentor junto al tuyo.

Amén.